DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Estándar

Después de varios meses de sequía, en el blog, hoy retomo la rutina y no puede ser en el mejor día. Y lo es porque gracias a UNA MUJER, MI MADRE, estoy aquí. Evidentemente, mi padre puso su parte, y que fue era poca. Él se levantaba a las cinco de la mañana para ir al trabajo y regresaba a las nueve de la noche. Los sábados, el horario se reducía, y llegaba a las tres. Hombre sacrificado, volcado en su trabajo, en su familia a su manera y con el tiempo que tenía. Pero no es su día, hoy le toca a ELLA, a la MUJER que compartió más de cincuenta años de su vida junto a él. Cuando el se levantaba, repito a las cinco de la mañana, ella ya le tenía caliente la leche, el pan duro del día anterior, untado en mantequilla, y preparada la maleta, de madera, con la comida del día, que había realizado la tarde-noche anterior. En ella, en una fiambrera iba lo que tocaba: potaje, arroz, tortilla de papas, macarrones, una o dos piezas de frutas, según la temporada: plátanos, tunos, higos, manzanas, nísperos, todos ellas de las tierras de mi abuelo. Por la noche, cuando llegaba, allí estaba yo para abrir la maleta y comerme algo de lo que le sobraba. ¡Era un manjar! A todo esto, mi madre, SU MUJER, ya había planchado la camisa, el pantalón, los calzoncillos, con una plancha de carbón, con el esmero de no quemar la prenda. Así, pasaba, mi madre, SU MUJER, día tras día, no había tiempo para ocio. Si se oía la radio, única información que se recibía, era en horas puntuales: los partes de RNE, las novelas radiadas, a media tarde, y la ronda, por la noche, para oír las canciones que se dedicaban novios, matrimonios, y algún otro avanzado que se escondía en, “de parte de quien tú sabes”. Así, como digo, fue la vida de mi madre, yendo a lavar a la acequia, tendiendo sobre las hierbas, trayendo agua para la casa, cociendo, cocinando, con frío, calor, lluvia…sin vacaciones. Y, sobre todo, SIN QUEJA. Hoy, cuando he visto, en la cantidad de medios: TV, internet, Twitter, prensa digital, y como no, en la radio, las voces de las miles de mujeres que han salido a la calle, simplemente para ser reconocidas como tal: MUJERES. Con derechos que no difieran de los de los hombres, que se les respete en todos los aspectos, que no se le degrade por el hecho de ser mujer, que no se la ignore en una conversación, porque los que aglutinan las voces, no las razones, son los hombres, he echado una mirada atrás y me he sentido culpable de no haber podido hacer más por ELLA. Ahora, ya no hay remedio, pero si de algo sirve este comentario y le llega, que sepa que SU MARIDO, la quiso, aunque, tal vez no lo demostró en demasía, por la época en que le tocó vivir. Que su trabajo diario en la casa nunca o pocas veces fue valorado, y eso era el sino de todas nuestras madres, abuelas, tías…MUJERES sacrificadas por una sociedad, que desde el momento en que nacían se les marcaban el camino a seguir, y no digamos luego, si se casaban y tenían trabajo, fuera del hogar.

A partir, precisamente de la muerte del dictador, en el año 1975, la Asamblea General de las Naciones Unidas, proclamó 1975 Año Internacional de la Mujer, aunque aprobada en sesión plenaria, celebrada el 18 de diciembre de 1972, digo que, a partir de ese instante, los movimientos feministas comienzan a dar sus primeros pasos en lo que fue la España de la transición, con una representación simbólica de veinticinco mujeres diputadas, después de privarle de los derechos durante la dictadura. Se me viene a la memoria, ahora que se acerca la semana santa, cómo en las procesiones, las mujeres y niños iban, por un lado, y los hombres por otro.

Anécdotas al margen, hoy, es un día histórico. No solo por la visibilidad que se le ha dado al día internacional de la mujer, sino porque se ha perdido el miedo a reivindicar el derecho de la igualdad. Habrá quienes no estén de acuerdo, por el simple alegato de asociar la manifestación a determinado o determinados grupos políticos de un color, como tristemente se ha dicho en tertulias, hoy mayoritariamente de hombres, como no podía ser de otra manera, y que deben entender, si quieren, que este día no sólo se celebra en España, sino que se hace en más de 170 países, y que, en el fondo, subyace la misma idea: LA IGUALDAD ENTRE HOMBRE Y MUJER.

Este, 8 de MARZO de 2018, ha venido para quedarse gracias a mujeres, como mi madre, entre otros muchos millones.

 

DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s