¿Y si mañana, RAJOY, dimite?

Moción
Estándar

 

Es una de las posibilidades que se pueden contemplar pero que no parece que, por la euforia del momento, se llegue a producir. El Sr. Rajoy, D. Mariano, o como aparece en las listas del Bárcenas, D. Luis, EME PUNTO RAJOY, es impredecible. Hoy, en un debate sobre la moción de censura, obvió el mismo y se centró en lo bien que lo estaba haciendo su gobierno, en cómo había cogido a España, en cómo le había evitado ¿un rescate? , en descalificar al proponente de la moción, en dar lecciones de macroeconomía y en dar palos a diestra y siniestra, nunca mejor expresada, y que después de él, el ocaso. Fue tal la arrogancia que, por la tarde, pasó olímpicamente, del Parlamento y de lo que allí se debatía: cuarta moción histórica en la democracia española, y la primera que va a tumbar al PRESIDENTE. Todas las anteriores terminaron siendo un vodevil, o sea, una obra de teatro. Pedro Sánchez, el secretario general de los socialistas, el del NO es No, el que abandonó el escaño por coherencia para no dar su voto en la investidura, al censurado, el que renació, cual ave fénix, a pesar de los esfuerzos de los barones, Susana Díaz y de los medios informativos al alcance de los mercados y otras martingalas, digo, Pedro Sánchez, hoy, les cantó las cuarenta a un presidente que sigue enrocado en resistir en su puesto a pesar de una sentencia judicial que corrobora que el partido se financió ilegalmente y que miembros del mismo se enriquecieron y que se constata la veracidad de una caja B, finalista, y que ha llevado a prisión a los principales actores. Él, como digo, sigue empeñado en defender que no ha habido financiación ilegal, que su partido no ha sido condenado, que los que fueron miembros, ya no lo son, que además hace ya tiempo que ocurrió y que las URNAS lo han exculpado, dándole 134 diputados, frente a 84 de un aspirante que quiere el cargo a toda costa. En esa costa, arrima a los independentistas, a radicales, a rompedores de la unidad nacional, a traidores que hace una semana aprobaron una PGE y que ahora le dan la espalda, sin motivos aparente. Sigue sin entender que, en política, como la mujer del César, no solo se tiene que ser honrado, sino que también parecerlo. He de citar al Sr. Rivera, D. Albert, el “regenerador” de la vida política que se ha llenado la boca de españoles y que a la hora de la verdad lo que ha hecho, o mejor quería hacer, era darle oxígeno hasta el día 11 de junio. Como hizo con Murcia y con la Comunidad de Madrid a la hora de censurar se rajó y, ahora, fue por mismo camino. Pienso que su interés sí es buscar un sillón, pero los números no le dan y por eso sigue el juego a los corruptos. Curiosamente a los que vino, según su programa, a combatir. Pero volviendo al titular, si mañana en la segunda y definitiva sesión de la moción el Sr. Rajoy, en su momento de intervención, mejor, al final de esta, anuncia su DIMISIÓN, echará, de momento por tierra el momento histórico que espera el Sr. Sánchez y de paso le cobra el momento del debate de diciembre del 2015, le espetó: “El presidente de Gobierno tiene que ser una persona decente, y usted no lo es” Puede que se lo tenga guardado, como lo hizo al no darle la mano. Son las formas de la prepotencia y arrogancia que tiene el peor presidente, no lo digo yo, de la democracia, cuyas valoraciones siempre han estado bajo mínimos. Si así ocurriera, la bomba informativa sería de auténtico tsunami. Me gustaría verlo en directo. La cara de satisfacción de Hernando, Maillo, Cospedal, Santamaría y el resto de la bancada ovacionando, en tropel, a “su líder” y diciendo” lo ha vuelto a hacer”. Desde mi óptica sería la última y más rastrera jugada de Rajoy. Especialista en jugar sucio. No hay que olvidar sus declaraciones en la Audiencia Nacional, en el propio Parlamento, en el plasma, etc… La legislatura de Mariano Rajoy Brey, está acabada, con o sin moción de censura. Su tiempo político se agotó. Solo se mantiene por soberbia y porque nadie, entiendo, en su grupo se atreve a decirle: Mariano, vete ya. Espero, por el bien de todos, que el agua turbia de estos años se cristalice, aunque para ello haya que tamizarla muchas veces a base de diálogo, concepto, que el Sr. Rajoy, no ha ejercido.  La democracia no puede ser secuestrada. Costó muchas vidas en una guerra civil sin sentido, en una posguerra, en una dictadura y ahora, que llevamos el periodo de paz más largo en toda la historia de España, no se puede dar marcha atrás. Cataluña tiene arreglo si los políticos se ponen las pilas del diálogo y no, como hasta ahora, en que a falta de palabras lo que se anteponía era a la justicia. Los pueblos tienen sus derechos dentro de la Constitución, reformarla, si es necesario, y luego, con sosiego y sin imposiciones de unos sobre otros, crear los pasos necesarios para mejorar los autogobiernos. Juntos podemos más que por separados.

 

Moción de censura

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s